Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación: Periodo impositivo

Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación: Periodo impositivo

La cuestión planteada trata sobre el periodo de aplicación de la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación cuando la escritura de ampliación de capital y el desembolso de los partícipes se produce en un periodo impositivo, y la inscripción en el Registro Mercantil se produce en un periodo impositivo posterior.

Incentivos por invertir en empresas de nueva creación

Las inversiones en empresas de reciente creación que no superen el 40% del capital pueden
disfrutar de una deducción en el IRPF del 30%. Además, cuando se venda la participación,
no habrá que tributar si se reinvierte el importe obtenido…

Deducción estatal

Deducción en la cuota del IRPF

El 30%. Las personas que aportan fondos al constituir una sociedad, o en los tres años siguientes, pueden disfrutar de una deducción estatal en el IRPF del 30% de la inversión realizada.

La inversión máxima con derecho a deducción es de 60.000 euros por inversor y año, por lo que la deducción anual máxima es de 18.000 euros (LIRPF, art. 68.1.1º).
Según lo indicado, si una sociedad se ha constituido a finales de 2019 e invierte 60.000 euros en dicho año, 60.000 euros en 2020, y 60.000 más a principios de 2021 (antes de que hayan pasado tres años desde la constitución), la deducción total para el inversor será de 54.000
euros (18.000 euros cada año).

Requisitos. Para que la deducción sea aplicable, la empresa en la que se invierte debe desarrollar una actividad económica y, además, deben cumplirse estos requisitos (LIRPF, art.
68.1.2º y 3º):

Los fondos propios de la sociedad al inicio del ejercicio en el que se efectúe la inversión no deben superar los 400.000 euros.

  • El inversor, conjuntamente con sus familiares hasta el segundo grado, nunca debe alcanzar una participación superior al 40%.
  • Las participaciones deben venderse una vez hayan transcurrido tres años desde la inversión y antes de que transcurran doce.

Solo para inversores temporales. Así pues, esta deducción está pensada sólo para inversores temporales (los denominados “ángeles inversores”), y no para inversores permanentes. Si un socio aporta fondos en la constitución de una empresa o en una ampliación de capital, aplica la deducción y después no transmite las participaciones en los doce años siguientes, ¡deberá devolver el incentivo aplicado con intereses!

Alternativa: inversión indirecta

Tres socios. No obstante, en determinadas ocasiones, los socios fundadores de una sociedad (cuya intención es mantener su participación de forma indefinida) también pueden disfrutar de este incentivo indirectamente, a través de familiares. Esto será posible cuando existan al menos tres socios (que no sean familiares entre ellos). Para ello, pueden actuar así:

  • Que un cónyuge u otro familiar de cada uno de ellos (padre, hijo, etc.) efectúe una parte de la inversión y disfrute de la deducción (para ello, su participación junto a la del socio fundador no deberá superar el 40% del capital).
  • Que cada socio se comprometa a recomprarle su participación a un precio determinado (por ejemplo, según el valor teórico de las participaciones) pasados tres años.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn