La excedencia voluntaria

 

Aunque hoy en día no es una práctica tan habitual como hace unos años, puede surgirnos

alguna situación ante la que nos planteemos utilizar una excedencia. Pero cuando decidimos emplearla, ¿sabemos realmente a lo que nos exponemos y como funciona una excedencia voluntaria? ¿Qué implica exactamente? Os lo contamos todo en este artículo, ¡no os lo perdáis!

Es conveniente que sepamos, que existen dos tipos de excedencias:

  • La excedencia forzosa: que nos da derecho a la conservación del puesto y al cómputo de la antigüedad de su vigencia. Ésta, se concederá por la designación o elección para un cargo público que imposibilite la asistencia al trabajo.
  • La excedencia voluntaria: con ella el trabajador no tiene por qué explicar los motivos por los que decide utilizarla.

Con el fin de dar una información lo más detallada posible, hoy nos centraremos en las características de la excedencia voluntaria.

¿Qué es la excedencia voluntaria?

Es una figura jurídica que se regula en el artículo número 46 del Estatuto de los Trabajadores, por el que cualquier trabajador con una antigüedad en la empresa igual o superior a un año, puede suspender el contrato por un tiempo comprendido entre 4 meses y 5 años.

¿Con qué antelación debo pedir mi excedencia voluntaria?

La Ley no hace ninguna especificación respecto a esto, por lo que hay que mirar el convenio colectivo que se nos aplique en la empresa en la que trabajamos. Nuestro consejo es que como mínimo se pida con un mes de antelación.

¿Qué hay de la reincorporación? ¿Con cuánta antelación la pido?

Bueno, para esto también habrá que mirar el convenio, aunque un mes de preaviso es lo más habitual.

¿Tengo que decir el motivo de mi excedencia?

Como hemos mencionado al comienzo de este mismo artículo, a diferencia de las excedencias forzosas, en una excedencia voluntaria no tenemos por qué especificar el motivo por el que queremos acogernos a ella.

¿Basta con presentar la solicitud de excedencia para dejar de ir al trabajo?

Por supuesto que no. ¡Mucho cuidado con esto! Antes de dejar de asistir a nuestro puesto de trabajo, la empresa tiene que aceptar la solicitud (si cumplimos los requisitos la empresa está obligada a hacerlo).

En el caso de que la empresa se negara (aun cumpliendo los requisitos), tendremos que interponer una demanda para que se cumpla la solicitud. Si es así, tendremos que seguir yendo al trabajo hasta que haya sentencia.

¿Tengo derecho a que se reserve mi puesto de trabajo?

Sí, si es una excedencia por Cuidado de Hijo.

No, si es una excedencia voluntaria por cualquier otro motivo. Lo que sí tenemos, es un derecho preferente de reingreso en el mismo puesto de trabajo o uno de similar grupo profesional si existe una vacante. No obstante, habría que mirar el convenio colectivo.

¿Qué pasa si hay vacantes y no me quieren reincorporar?

Si sucediera, hay que interponer una demanda por despido improcedente. Además, podríamos pedir una indemnización por daños y perjuicios por haber dilatado la reincorporación de forma injustificada.

Suponiendo que nos denegaran la reincorporación y nos enteramos, por cualquier motivo, que están habiendo contrataciones, el tiempo máximo para interponer la demanda es de un año desde que sabemos que esto está sucediendo.

Al finalizar una excedencia voluntaria, ¿cuándo puedo pedir la siguiente?

Deberán transcurrir al menos cuatro años desde la finalización de la primera.

¿Puedo trabajar en otra empresa durante mi excedencia?

Por supuesto, únicamente deberemos tener cuidado en caso de que exista algún pacto de no competencia o si nos vamos a la competencia relevando puntos clave de nuestra antigua empresa.

¿Tengo derecho a para si la empresa no me reincorpora al finalizar la excedencia?

Lamentamos comunicaros que no.

¿Se tiene en cuenta el periodo de excedencia de cara a una posible indemnización por despido o para cobrar antigüedad?

No, el tiempo en el que estamos de excedencia no es computable.

¿Deben liquidarme las pagas extras y las vacaciones antes de comenzar mi excedencia voluntaria?

Si, se deben liquidar todos los haberes, ya que no es cien por cien seguro que vayamos a volver de nuevo a la empresa.

La empresa está obligada a aceptar mi excedencia voluntaria, pero ¿y las posibles prórrogas?

Como hemos comentado antes, la solicitud de excedencia deben aceptarla obligatoriamente si se cumplen todos los requisitos, pero en cambio, no están obligados a aceptar las prórrogas.

¿Puedo pedir la reincorporación antes de que finalice la excedencia?

Sí, pero la empresa no está obligada en ningún caso a reincorporarnos. De todos modos, tendremos que ver también lo que dice el convenio.

¿Me pueden reincorporar en condiciones diferentes a las de antes de mi excedencia voluntaria?

Nuestro reingreso puede ser en nuestro mismo puesto o en uno del mismo grupo profesional. Lo que no pueden hacer es condicionar nuestra vuelta a unas condiciones laborables diferentes a las que teníamos (centro, horario, salario…)

Esperamos haber disipado un poco vuestras dudas. Creemos que en este artículo se recogen más o menos todas las preguntas más frecuentes, si por cualquier motivo hubiera alguna que no estuviera, no dudéis en dejar vuestros comentarios. Estaremos encantados de atenderos. ¡Hasta la próxima!

 

Facebook
Twitter
LinkedIn