Perfil profesional del asesor financiero

Asesor financiero - perfil profesional

El asesor financiero de inversiones

En una época de incertidumbre como la actual resulta difícil para los inversores mantenerse sereno, y suele ser habitual entre éstos dejarse llevar por la euforia o el miedo del contexto a la hora de invertir intentando predecir la evolución del mercado, lo que en muchas ocasiones acarrea fuertes pérdidas económicas.

Sin embargo, lejos de seguir estas tendencias, lo adecuado para hacer una inversión inteligente sería definir una estrategia inicial, en función del plazo y las necesidades, y mantenerla independientemente de los cambios de ánimo colectivos o de los movimientos del mercado a corto plazo.

Es aquí donde encaja la labor de un asesor financiero, profesional cuya misión es actuar como un contrapeso racional a las emociones del cliente cuando la buena gestión de éstas es fundamental para evitar dañar el ahorro y, sobre todo, para aprovechar las oportunidades.

El asesor financiero es un profesional independiente que debe ayudar a su cliente a optimizar la rentabilidad de las inversiones, a gestionar el riesgo financiero y a racionalizar los costes asociados a cada inversión.

La entrada en vigor en noviembre de 2007 de la directiva europea que regula la prestación de servicios de inversión, la MiFID (Markets in Financial Instruments Directive), supone un gran avance en la profesionalización del asesoramiento financiero, que hasta entonces, en España se prestaba como un servicio auxiliar principalmente de la banca privada.

Es a partir de esta directiva, cuando esta actividad profesional va a ser reconocida como un servicio de inversión de primer nivel que pueden ejercer las sociedades de inversión y entidades de crédito, surgiendo una nueva categoría dentro de las Empresas de Servicios de Inversión (ESI), las EAFI, Empresas de Asesoramiento Financiero, entidades reguladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pueden ser personas físicas o jurídicas, cuya actividad se centra exclusivamente en prestar servicios de asesoramiento financiero a sus clientes, distinguiéndolas de aquellas que comercializan o distribuyen productos financieros.

Además de las EAFI, la directiva europea reconoce en España otras figuras que también pueden prestar servicios de inversión: las Sociedades de Valores, las Agencias de Valores, las Sociedades Gestoras de Carteras y las Entidades de Crédito siempre que su régimen jurídico, estatutos y autorización específica les habilite para ello.

Lejos del análisis financiero o de la comercialización de productos de inversión, el Asesoramiento Financiero se puede definir como la recomendación personalizada que se presta a un cliente, teniendo en cuenta su situación patrimonial, personal y profesional, con respecto a una o más operaciones relacionadas con los instrumentos financieros.

El asesor financiero debe analizar el perfil de riesgo del cliente y sus necesidades, para, posteriormente, llevar a cabo sus recomendaciones particulares de inversión, comprometiéndose a seguir asesorándole y adaptando esas recomendaciones según vayan cambiando sus circunstancias y necesidades. Como cualquier otra prestación de servicio, este tipo de asesoramiento lleva aparejado una contraprestación económica por parte del cliente.

La MiFID deja igualmente clara la distinción entre agente y asesor financiero. Frente a la figura del asesor cuyo único objetivo es el interés del cliente vinculado a su perfil inversor, surge el agente financiero que está totalmente vinculado a una empresa de servicios de inversión y cuyo objetivo es la comercialización de sus productos financieros.

Háganos su 1ª consulta y le ofreceremos nuestra mejor orientación profesional sin que le suponga ningún coste.

Consultar condiciones

Primera consulta gratuita

Visítenos en Av. Sant Onofre, 50 46930 Quart de Poblet Valencia

Ver ubicación

Visite nuestra oficina

Asesoramiento fiscal, laboral, contable y financiero

¿Necesita más información? Estaremos encantados de atenderle.